jueves, 12 de mayo de 2011

El alcohol en la tercera edad

La adicción al alcohol no discrimina estratos sociales ni edades. Mujeres y hombres de todas las edades pueden recurrir al consumo desmedido por diversas razones y circunstancias.
Se habla del alcohol en los adolescentes, de la alcohorexia en las mujeres, de los hombres y sus conductas violentas producto del alcohol pero ellos no son los únicos protagonistas de este tipo de adicción.
Los ancianos también recurren al alcohol como una forma de canalizar sus sentimientos y evadir realidades. Muchas veces se sienten solos y olvidados, sus hijos no le dan el cuidado y el cariño que necesitan o en el peor de los casos los maltratan haciéndolos sentir un estorbo o molestia dentro de la familia.
La vejez es una etapa muy delicada. La persona, en gran parte de los casos, se vuelve más retraída, solitaria y sensible. Por todo esto  muchos sufren de problemas Psicológicos y depresiones.
El olvido es un factor muy presente en los ancianos. Tienen la sensación y la certeza que se olvidan las cosas, que ya no sirven, que no son útiles sino todo lo contrario que se han transformado en un verdadero estorbo para todo su círculo íntimo y social, es por esto que tienden a minimizarse y autoboicotearse.
La suma de todas estas situaciones es traducida en el consumo abusivo de alcohol. Ellos lo ven como una forma de abstraerse de la realidad, de alivianar el dolor que sienten y dejar a un lado, aunque sea por un momento, todo sus problemas.

Tomar con frecuencia y en cantidades abundantes alcohol es perjudicial para cualquier persona pero en el caso de los ancianos los efectos que esta adicción trae aparejada se magnifican por la edad, la debilidad y la inestabilidad producto de la edad.


Fuente: Alcohólicos Anónimos 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada